Feeds:
Entradas
Comentarios

Cucarachas, Ni Locos!!!!

Gracias a Alejo por darnos identidad en la producción…
Los dibujos y diseños de Mente Paulatina que siempre nos acompañan…
Juli que tambien diseña y crea….
y a la cucarachita que daba vuelta por las aulas del isltyr que Stefi cruelmente asesino de un zapatazo!!!

Montaje de una clase

Basta de preguntas!!!

Sensaciones de una clase…..

El aturdimiento por tantas preguntas
La falta de cierre
La falta de sentido
El todo el tiempo ir de un lado al otro
La necesidad de un cierre
La necesidad de entender que pasa
De que tenga sentido
De alguna clase más común, que se dé información
De la construccion colectiva
Del sentido politico
De la provocación y la defensa
De la incertidumbre y de las certezas

Interrogantes que surgen:

Hay preguntas en los procesos educativos? Por qué si? Por qué no?
Si las hay que buscan? Quiénes las hacen? Cómo se cosntruyen esas preguntas? Sobre qué versan esas preguntas?
Las preguntas se relacionan con las respuestas? Con qué se relaciona las preguntas?
Quiénes tienen las respuestas? es posible muhas respuestas a una sola pregunta? hay una sola respuesta? para qué sirve la respuesta?
Y la no respuesta?

Algo para leer
Gilles Deleuze

que significa preguntar

Las imagines son objeto y condición de nuestra existencia, artefactos que nos atraviesan como personas y que atraviesan y configuran nuestras formas de saber. Son formas de representación de la experiencia, son formas de conocimiento…

Las fotografías objetivan: convierten un hecho o una persona en algo que puede ser poseído. Y las fotografías son un género de alquimia, por cuanto se las valora como relato transparente de la realidad…

El problema no es que la gente recuerde por medio de fotografías, sino que tan sólo recuerda las fotografías. Recordar es, cada vez más, no tanto recordar una historia sino ser capaz de evocar una imagen.

«Las fotografías ejercen en la actualidad la misma suerte de autoridad en la imaginación que la ejercida por la palabra impresa antaño, y por la palabra hablada antes. Parecen absolutamente reales». Eran el registro de lo real —incontrovertibles, como no podía llegar a serlo relato verbal alguno pese a su imparcialidad— puesto que una máquina estaba registrándola. Y ofrecían testimonio de lo real, puesto que una persona había estado allí para hacerlas.

La fotografía es la única de las artes importantes en la cual la formación profesional y los años de experiencia no confieren una ventaja insuperable sobre los no formados e inexpertos: por muchas razones, entre ellas la importante función que desempeña el azar (o la suerte) al hacer las fotos, y la inclinación por lo espontáneo, lo tosco, lo imperfecto. (No hay un campo de juego de comparable uniformidad en la literatura, en la cual virtualmente nada se debe al azar o a la suerte y en la que el refinamiento del lenguaje en general no incurre en falta; o en las artes escénicas, en las cuales los logros genuinos son inalcanzables sin una exhaustiva formación y práctica diaria; o en la cinematografía, la cual no se guía de modo significativo por los prejuicios antiartísticos de casi toda la fotografía artística contemporánea.

Pero la imagen fotográfica, incluso en la medida en que es un rastro (y no una construcción elaborada con rastros fotográficos diversos), no puede ser la mera transparencia de lo sucedido. Siempre es la imagen que eligió alguien; fotografiar es encuadrar, y encuadrar es excluir. Además, la manipulación de la foto antecede largamente a la era digital y los trucos de Photoshop: siempre ha sido posible que una fotografía tergiverse las cosas.

Para que las fotografías denuncien, y acaso alteren, una conducta, han de conmocionar. La conmoción puede volverse corriente. La conmoción puede desaparecer. Y aunque no ocurra así, se puede no mirar. La gente tiene medios para defenderse de lo que la perturba.

Las fotografías que todos reconocemos son en la actualidad parte constitutiva de lo que la sociedad ha elegido para reflexionar, o declara que ha elegido para reflexionar. Denomina a estas ideas «recuerdos», y esto es, a la larga, mera ficción. En sentido estricto no existe lo que se llama memoria colectiva: es parte de la misma familia de nociones espurias, como la culpa colectiva. Pero sí hay instrucción colectiva.
Toda memoria es individual, no puede reproducirse, y muere con cada persona. Lo que se denomina memoria colectiva no es un recuerdo sino una declaración: que esto es importante y que ésta es la historia de lo ocurrido, con las imágenes que encierran la historia en nuestra mente. Las ideologías crean archivos probatorios de imágenes, imágenes representativas, las cuales compendian ideas comunes de significación y desencadenan reflexiones y sentimientos predecibles

El flujo de imágenes excluye la imagen privilegiada. Lo significativo de la televisión es que se puede cambiar de canal, que es normal cambiar de canal, sentirse inquieto, aburrido. Los consumidores se desaniman. Necesitan ser estimulados, echados a andar, una y otra vez. El contenido no es más que uno de esos estimulantes. Una vinculación más reflexiva con el contenido precisaría de una determinada intensidad de la atención.

Toda experiencia es mediada -por los mecanismos de la percepción sensorial, la mentalización, el lenguaje, etc. –y, ciertamente, todo el arte consiste en una mediación adicional de la experiencia.

Nos sentimos libres para hacerlo porque nos proponemos practicar el Inmediatismo en secreto, para evitar cualquier contaminación de la mediación. Públicamente continuaremos nuestro trabajo en la edición, la radio, impresión, música, etc., pero privadamente crearemos algo más, algo para ser compartido libremente pero nunca consumido pasivamente, algo que pueda ser discutido abiertamente pero nunca entendido por los agentes de la alienación, algo sin potencial comercial pero valioso más allá del precio, algo oculto pero completamente trenzado en la tela de nuestras vidas cotidianas.

La Totalidad aísla a los individuos y los vuelve impotentes al ofrecerles sólo modos ilusorios de expresión social, modos que parecen prometer liberación o autorealización pero que de hecho terminan produciendo aún más mediación y alienación. Este complejo puede verse claramente en el nivel del “fetichismo del producto”, donde las formas más rebeldes o vanguardistas del arte pueden ser convertidas en pienso para la PBS o la MTV o en anuncios de vaqueros o perfume.
En un nivel más sutil, sin embargo, la Totalidad puede absorber y re-dirigir cualquier poder, sea el que sea, simplemente re-contextualizándolo y re-presentándolo.

En este sentido decimos que el Inmediatismo es un picnic (una con-vivencia) pero no es fácil –es lo más natural para los espíritus libres pero es peligroso. El contenido no tiene nada que ver con él. La misma existencia del Inmediatismo es ya una insurrección.

“El río que hacía una vuelta detrás de nuestra casa era la imagen de un
vidrio blando que hacía una vuelta detrás de casa.
Después pasó un hombre y dijo: esa vuelta que hace el río por atrás de
tu casa se llama ensenada.
No era ya la imagen de una culebra de vidrio que hacía una vuelta
detrás de casa.
Era una ensenada.
Me parece que el nombre empobreció la imagen.”
Manoel de Barros.

A partir de este poema buscamos imagenes que podrian ser empobrecidas al nombrarlas…

Luego vimos esta edición de imagenes y se planteo un debate sobre las imagenes y el proceso educativo-

De este debate surgieron algunos textos para leer. Flor propuso un texto sobre inmediatismo bey_inmediatismo
Tambien se propuso el texto de Sontag Ante_el_dolor_de_los_demas

Acá dejamos el texto que leyó Maura el viernes pasado.

Ética Militante

Rechazamos desde un primer momento todos los terminos tecnicos que hablaban de los pibes: niños en situación de calle, en conflicto con la ley penal, abordaje, intervención, adicto; también rechazamos la peregrinación por los juzgados y los equipos técnicos con sus legajos. No buscamos crear un centro de día, el intercambio interdisciplinario nunca se dio. No hay casos. No discutimos casos. No queríamos armar una organización que albergue pibes y les permita refugio subjetivo. No queremos a los pibes mas educables, los que seguro (mal que mal) siguen lo esperado, no hay protocolo. No hay inclusión, no es posible y ademas le dijimos no de entrada a la inclusión como excluidos. A decir verdad, parece que no tenemos objetivo. No terciaríamos las políticas de otros. No somos técnicos ni profesionales pero tampoco somos militantes, no hacemos política, no somos educadores populares, no creemos en la igualdad futura, no nos importa. No tenemos expectativas, no sabemos. Ya no aspiramos a resolver la compleja problemática. No transformamos la realidad, es mas no creemos que la educación sea herramienta de cambio. No se trata de transmitir, ni de incluir, ni de aconsejar, ni de salvar, ni de emancipar a los pibes y pibas. Carecemos de ética militante, de moral. No juzgamos, no ofrecemos redención. No hay talleres sobre sexualidad, HIV o sobre la dictadura, sentimos que no hay nada para transmitir. No hay sujeto a emancipar. No planificamos (y cuando lo hicimos no salio), no proyectamos, no hay proceso. No construimos un rol adulto, no asignamos roles. No forzamos modos de víncularnos. No creemos ser una organización. Tampoco un quiosquito. Ni guetho, ni microempresa. No tenemos sede, no necesitamos. No tenemos un deber, ni una misión, ni nada. No nos quedamos quietos. Los pibes y pibas no dependen de nosotros, no lo aceptamos. No somos responsables, no nos hacemos cargo; no somos recurso. No queremos el patronato, ninguno; ni el antiguo ni el nuevo progre, medico psico social. No le hacemos mal a nadie. No rescatamos a nadie, no manejamos el destino final de las cosas, no es rock and roll… es pura suerte.

Acá algunos textos disparadores para pensar la propuesta de los encuentros

Giorgio Agamben, Historia e infancia (Capitulo1) Giorgio Agamben – Infancia e Historia. Destrucción de la experiencia y origen de la historia
Jaques Ranciere, El espectador emancipado Ranciere._Espectador_emancipado
Jorge Larosa, La experiencia y sus lenguajes ponencia_larrosa